LA VIDA ES UN BUMERÁN

LA VIDA ES UN BUMERÁN

He descubierto que ya existía este nombre pero no lo quiero cambiar, lo tome cuando alguien dijo eso "La vida es como un bumerán" da muchas vueltas y no sabes dónde vas a parar. Y es muy cierto por eso ten cuidado de lo que dices y como lo dices, ten cuidado de lo que haces y como lo haces.

Se Cortés sin mirar a quien y comienza a ser feliz, que la vida es sólo una y nada más.

Eyina.




(Las imagenes no son todas mías, si el dueño me dice que no las ponga las sacare. Gracias)

viernes, 4 de noviembre de 2016

No siempre es real. ( imaginación )





Escribir es una forma de abrir

Suavemente tus propias heridas,

También narrar tus alegrías.

Contar del mejor modo,

Lo que te va o te ha pasado.

Poner en orden muchas

Veces tus sentimientos

O tus sueños más lejanos.

Escribir no siempre apaga el dolor

Solo lo pone a la vista, lo vuelve

Más nítido, para tenerlo frente

A ti y recordarte que los errores

Errores son, y no significa que no duelan

Escribir no apaga el dolor, sólo lo mitiga

De alguna manera.

Porque siempre te está aullando

Dentro de tu corazón,

Hasta que lo sueltes y lo dejes ir.

Oh soledad, no quiero habituarme

A ti, permaneciste demasiado

Tiempo encerrada en mi alma,

No quiero que sientas que estás en tu casa

Me haces daño.

Necesito salir de esto de alguna manera

Para poder respirar libre de ti

Y de todo lo que llevo en este corazón

Que cada vez me aprieta con

Más fuerza, no te necesito.

Quiero mi libertad, ser libre de

Todo lo que me acerca a ti.

@Eyina

jueves, 13 de octubre de 2016

Primavera.





Después de mucho respirar perfumes que no eran míos, como suspiros que me eran ajenos,
pude asentir sin temor al error, que había descubierto el domicilio de lo prohibido.
El lugar en donde los secretos hablan el idioma del silencio, y se puede percibir de una sola mirada,
lo que esconde el alma, o disimula un cuerpo.
Ese espacio intangible en donde la imaginación hace el amor con quien desea,
y no existe la posibilidad del rechazo.
Y me fue posible cuando de tanto caminar en esas noches que secuestraban lunas,
supe diferenciar el sexo de las estrellas sin que los amaneceres se enteraran.
Ahora que transito la vida como un discípulo de la intuición,
comprendo lo necesario que es para el amor equivocarse y reiterarse lo suficiente,
hasta que alguien, de quien no recuerde su nombre, confiese a viva voz, que soy uno
de los tantos amantes, que la primavera esconde.

martes, 14 de junio de 2016

Manolo Escobar. Tu carta.



Eso no lo quiero dudar







Cuando camines por esas calles 

Que caminamos juntos 

Sé que sentirás mi calor. 

Cuando entres en esa habitación 

Que nos unió, sé que me sentirás, 

Cuando entres a ese restorán 

Y pidas la comida que juntos 

Disfrutamos, sé que me miraras, 

Cuando entres a probarte ese 

Pantalón o esa camisa que te gusta tanto 

A la tienda 

No podrás dejar de pensar 

En mi proposición, 

Cuando subas al quinto piso 

En un ascensor sé que te 

Imaginaras y has de temblar, 

Cuando recuerdes mis locuras 

Sé que te sonreirás y aunque pase 

El tiempo yo seguiré sintiendo 

Ese calor tan tuyo, tan nuestros, 

Tan de los dos. 

Eyina@

jueves, 26 de mayo de 2016

Adiós.




Debo irme


Donde estaba el brote tierno 

Antes de asomar retraída en el cerezo. 

Entonces hay que despedirse 

De todos y cada uno de los escondrijos conocidos 

Implicados de tantas jornadas claras y tristes; 

Mirar, tallándose, las siluetas de los borrachos 

En algunas esquinas, a mitad de todo, 

Llegan los micros al mercado municipal. 

Aún con olor a campo, enviando una fiesta de voces 

Y una fiesta de matices en mantas y chamantos; 

Llorar una vez más, por el tilo seco, erguido y caído 

Que en mi plaza pública la crueldad, con su pena al aire; 

Ver de lejos el viaducto Malleco y olvidado 

Para no sentirme mareada en su nobleza; 

Vivir, palpar lo antiguo del convento de mi pueblo 

Con su danza de rezos por los años 

Y su cruz de piedra 

Sumergida entera en mi piel 

Y en mi alma. 

Saludar a tanto rostro conocido 

Donde anidan, estáticos, 

Los futuros esplendores de mi “rincón de sufrimientos” 

Caminar diciendo adiós, a las barrosas vías 

De mi pueblo donde las casas parecen fantasmas de madera, 

Donde las ventanas son de nailon decolorado por el tiempo, 

Donde los techos rotos se atreven a existir 

Donde los hombres viven por vivir, esperando 

Hacer un pololo para poder sobrevivir, 

Los niños juegan sin sentir la verdad, en sus rondas 

Y pichangas de barrio. 

Con sus sonrisas acarician mi alma, aunque se siente la pena 

Y donde transcurrió mi infancia que me golpea, 

Me golpea la frente y el alma y sentir 

El calor cotidiano que me brindaron de 

Alguna forma mis padres; 

Olor a menta, toronjil en los 

Jarabes que mi madre nos preparaba. 

El cielo amarillento del crepúsculo 

Que recogerá con su danza mi canto 

Que hoy muere 

Porque “necesito” morir hoy de pena. 



Si de alguien no me despedí 

Lo haré mañana 

¡Muertes no faltaran en mi vida!

domingo, 17 de abril de 2016

Escondida




Qué extraña sensación de pena y olvido,

Corre una suave brisa y es tanta que los ojos

Se llenan de lágrimas,

Comienzan a caer, trato de secarlas

Y continúan, no quiero que nadie

Las vea, son lágrimas de impotencia

Y de dolor, siento que no puedo una vez

Más cumplir a mi madre y las lágrimas

Siguen cayendo, rápidas y me apresuro

Para que nadie las vea,

Hoy me sentí así

Y las lágrimas continúan, me oculto

Para que nadie las vea, son mías, son

De mi propia vida, de ese dolor que llevo

Tan guardado y que nadie lograra ría entender,

Las seco nuevamente y quedan como

Un puñado de esperanzas

Amontonadas en mi alma, no quiero que

Nadie las vea, ¿para qué?

No lograrían entenderlas.



Son solo mías.

Eyina


miércoles, 24 de febrero de 2016

¿Te he dicho hoy que te amo?








¿Te he dicho hoy que te amo? Si no es así,

probablemente esté enfermando sin ser consciente de mi nueva situación.

Tengo miedo a no llegar a recordar,

algún día, los momentos más felices de mi vida,

aquellos, que siempre vinieron de tus manos para quedarse a vivir en mi mente. Temo el hecho de poder despertar una mañana y no lograr retener, uno a uno, cualquier detalle de todas aquellas noches en vela que pasamos juntos observando crecer el amanecer,.., que mi locura de pretender seguir amándote por encima de todo finalmente, pueda terminar diluyendo el recuerdo de tu imagen desnuda bajo la sábanas o la sensación eterna de tus besos tallados y recogidos en mis labios, todas las caricias nacidas de tus manos, las que aceptaron quedarse conmigo para terminar convirtiéndome en uno de los seres humanos más felices de la historia

Sí, he de reconocerlo, tengo miedo, pánico, a que un día, no acierte a poder recordar tu nombre tras haberte formulado mi primera pregunta,...., porque de alguna manera, ello significaría que todo empieza a tocar su fin, que apenas me quedarían un par de horas para dejar este mundo, y definitivamente, yo, estaría muriéndome, poco a poco.

sábado, 13 de febrero de 2016

La vida es justa.










Esa es la cuestión, nos trazamos proyectos,

Metas y muchos sueños

Pero caminamos en una senda

Que muchas veces no se ve

Tan clara como quisiéramos.

Caminando hoy bajo una lluvia suave de verano

Viene la nostalgia de sueños, de recuerdos

Casi todos están completos,

Sólo uno queda dando vueltas.

Es el haberte tenido, amado y luego sentir el abandono

Yo entregue todo, todo pero no siempre puede ser apreciado.

Los seres humanos somos así,

Luego de poseer lo que está prohibido

Lo dejas, ese gustito que se da un niño malcriado

Se va como llego, y deja a su paso al otro con el más triste dolor,

Y has de acostumbrarte

A ese camino que te lleva y que te hunde en la soledad.

Esa que pensantes que ya había terminado

Pero ese amor, esa ilusión que te gano el corazón por un tiempo

Y que acabo, que marcho

Como llego sin explicación y que termino

Con gran dolor.

Y me pregunto La vida es justa, y creo que sí.

Todo debe ser como fue. Cada uno con quien le corresponde

El tiempo hará mitigar

El dolor, para no recordar más, solo sentir lo que fue una

Ilusión que te hizo vivir por un tiempo y

Que ya se fue para siempre.



Eyina.