LA VIDA ES UN BUMERÁN

LA VIDA ES UN BUMERÁN

He descubierto que ya existía este nombre pero no lo quiero cambiar, lo tome cuando alguien dijo eso "La vida es como un bumerán" da muchas vueltas y no sabes dónde vas a parar. Y es muy cierto por eso ten cuidado de lo que dices y como lo dices, ten cuidado de lo que haces y como lo haces.

Se Cortés sin mirar a quien y comienza a ser feliz, que la vida es sólo una y nada más.

Eyina.




(Las imagenes no son todas mías, si el dueño me dice que no las ponga las sacare. Gracias)

jueves, 6 de agosto de 2015

"TRENZARÉ MI TRISTEZA"






"Decía mi abuela que cuando una mujer
se sintiera triste lo mejor que podía hacer
era trenzarse el cabello; de esta manera
el dolor quedaría atrapado entre los
cabellos y no podría llegar hasta el resto
del cuerpo; había que tener cuidado de
que la tristeza no se metiera en los ojos
pues los haría llover, tampoco era bueno
dejarla entrar en nuestros labios pues
los obligaría a decir cosas que no eran
ciertas, que no se meta entre tus manos,
me decía, porque puedes tostar de más
el café o dejar cruda la masa; y es que
a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate
el cabello; atrapa el dolor en la madeja
y déjalo escapar cuando el viento del
norte pegue con fuerza.


Nuestro cabello es una red capaz de
atraparlo todo, es fuerte como las raíces
del ahuehuete y suave como la espuma
del atole. Que no te agarre desprevenida
la melancolía mi niña, aun si tienes el
corazón roto o los huesos fríos por alguna
ausencia. No la dejes meterse en ti con
tu cabello suelto, porque fluirá en cascada
por los canales que la luna ha trazado
entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía,
siempre trenza tu tristeza…


...Y mañana, cuando despiertes con el
canto del gorrión, la encontrarás pálida
y desvanecida entre el telar de tu cabello".


Autora: Paola Klug

No es nostalgia



No es nostalgia, es la lluvia incesante, son mis ganas de sentir, mis ganas de llorarte.


No es nostalgia, no es tu voz, ni tu silencio, es mi manía de imaginar lo que fuimos y no somos.

No es nostalgia, es Chopin, el cigarro que se desvanece en mis labios, el olor a vainilla , una luz prendida en la oscuridad.

No es nostalgia, es tu nueva máscara, que la mía ha caído, que estoy desnuda,

que estoy vacía.

No es nostalgia, es mi necesidad de escribir historias,

de crear sinfonías con mi cabello,

de dibujar sobre una hoja mil veces tachoneada.

No es nostalgia, es la rabia escondida, es el dolor que no calla,

mi ventana abierta, las hojas que caen muertas,

los plazos y los planes; los puentes y las barreras.

No es nostalgia, es mi espíritu aferrándose al Nocturno,

es la lluvia,

es el otoño,

es el atardecer que languidece,

es mi reflejo en el concreto,

abajo,

más abajo de ti,

más abajo de Dante,

más abajo de mi….

miércoles, 1 de julio de 2015

Y estoy viva.








Dije no volveré a escribir

Pero mis dedos y mi mente están llenos

De los más placenteros recuerdos

De los perfectos deseos de hacerlo

Hay si pudiera escribir, plasmar los momentos

Vividos en letras lo haría, este último tiempo

Mi vida ha sido mezclada de penas, desilusiones y de

Nuevos pensamientos que se ha cumplido,

La vida siempre nos tiene preparado lo

Que menos hemos pensado,

Y estoy viviendo intensamente.

Aunque no todos los días se pueda tener,

Pero ya has estado, he estado y la

Ternura de unas manos recorriendo

Mi cuerpo nada lo puede enturbiar

Nada lo puede borrar,

Tu voz que causa escalofríos

Tus manos, tu boca que me hace revivir

y estremecer de placer

En un sueño sin final, puede que te vayas

Pero los momentos, los recuerdos están

Con solo cerrar los ojos y soy feliz.

Gracias vida ya no te debo nada,

Los errores pasados, pasados están.

Y estoy viva, viva estoy.



Eyina@

sábado, 6 de junio de 2015

Perdidas.







Hace mucho que no escribo y pienso que no lo haré más,

La vida es caminar en un sendero demasiado plano y a veces sin

Sentido, simplemente agotador, estoy cansada, triste muy triste.

Hace unos días se terminaron los últimos recuerdos, detalles quizás

Banales para muchos, sin importancia, pero la casa de mi madre

El rincón donde nos reuníamos para esas reuniones familiares,

Que tanto nos gustaba disfrutar y que luego se transformaba

En siestas acostadas junto a mi madre en su cama.

Ahora es eso se terminó para siempre ya no iré mas ni siquiera a buscar

Un recuerdo, me hace daño, ya no recordar.

Ahora otras personas viven allá, se ha firmado el trato y ya

Murió todo ya. Esa es mi pena que en momentos me ahogo

En llanto pero, ya estoy bien.

Y seguimos con nuestra rutina y con el corazón muchas veces

Tan llenito de soledad, pero en paz, sin odios, que son muchas

Veces los que nos van matando el alma, no sé si volveré a escribir.

El tiempo dirá.



Eyina@