LA VIDA ES UN BUMERÁN

LA VIDA ES UN BUMERÁN

He descubierto que ya existía este nombre pero no lo quiero cambiar, lo tome cuando alguien dijo eso "La vida es como un bumerán" da muchas vueltas y no sabes dónde vas a parar. Y es muy cierto por eso ten cuidado de lo que dices y como lo dices, ten cuidado de lo que haces y como lo haces.

Se Cortés sin mirar a quien y comienza a ser feliz, que la vida es sólo una y nada más.

Eyina.




(Las imagenes no son todas mías, si el dueño me dice que no las ponga las sacare. Gracias)

domingo, 17 de abril de 2011

Arrancando recuerdos.




Nunca pensé que iba a ponerme tristona,
Contenta, enojona  todo al mismo tiempo,
A medida que retiraba esos recuerdos,
Que libremente había emprendido a arrancar.
Creo que este baúl de las memorias es objetivo,
Valioso, malo, brillante o oscuro,
Es la vida que va limpiando,
Los apegos aparecen y se marchan,
Nada es en vacío
todo tiene una origen, un resultado,
Real y espiritual,
Aunque me cueste desencadenar
De lo terrenal y cálido,
Llegare a vencer y desacoplar todo aquello
Que no desee quedarse definitiva mente
A mi lado.
La lección de mi baúl de las memorias
Es que todo valió la pena,
Y en definitiva, no quedaron rencores
Y lo mejor de todo es que domino
Esta partida el amor, tapo este baúl,
Que abrí por un momento de angustia,
Bajo la tapa de las remembranzas
Y los dejo ahí, guardaditos
En un lugar de mi alma.


Eyina






No sirvo para escribir.



Recientemente
no sé cómo escribir,
no sé cómo decir lo que siento ,
no sé como pero he
perdido mi fogosidad por la escritura
o más bien mi forma de garabatear,
yo escribía por ti,
y ahora que te has ido,
ya no sé qué más hacer
ya no siento ese entusiasmo
que sentía al expresar
esas emociones que
empantanaban mi alma,
ahora sólo sé que
el escribir ya no es para mí,
ya no sé qué más formar,
pues mi vida eras tú
y te has ido lejos de mí,
ya no sé qué más escribir,
ya no sé cuál sea mi improvisación
para escribir tales rimas
que tanto me cataban,
pero sé que no serás el único que
me vuelva a la realidad
y me despierte de este abismo
que me aleja de los demás,
así que para ese instante
quiero que me restituyas
mi única razón para escribir
quiero que me repongas mi alma ,
el cual dejaste rota
y por el cual no puedo
volver a escribir con tanta gracia que lo hacía,
ya no sé qué más hacer,
no tengo ímpetus para trazar
ya no sé qué escribir,
ya no tengo ánimo
ya no tengo la misma pasión
por la cual escribir,
ahora todo lo que escribo
son puras simplezas
ya no sirve nada de lo que siento,
antes mis emociones
los convocaba para poder
trazar simplezas
pero a mí me gustaban,
porque yo misma
las había hecho, y no hubo manera
de negarlo,
tú fuiste el causante de mi fracaso
al partir con mi alma.
Eyina.